Bombones Suchard

Estoy apuntada a bopki.com, una comunidad de marketing participativo. De vez en cuando te invitan a que participes en un proyecto y ¡oh sorpresa! me han elegido para participar en la prueba de los nuevos bombones Suchard. Madre mia… y yo intentando inutilmente guardar la linea! Aqui veis el envío que recibí para compartir con la gente, que me den su opinión para poder mandar información sobre el producto. El éxito ha sido total, la bolsa ha sido repartida entre familiares, amigas y conocidas, una caja la guardo para la mesa de navidad y la otra lleva camino de terminarse en cualquier momento (imaginadme silbando y mirando al techo… ¿he sido yooooo? jajajaja). No soy muy amiga del chocolate, nunca lo he sido (quitando el chocolate blanco que siempre me ha vuelto loca) pero tengo que reconocer que estos bombones me han enganchado por el simple hecho de que me saben igual que el turrón de chocolate suchard, si,  la tipica barra de turron de chocolate crujiente que se come en casa por navidad desde que tengo uso de razón. Pues igual… o mejor porque por dentro son cremositos y por fuera crujientes, se me hace la boca agua! Vienen cerraditos cada uno en su bolsita individual para que nadie los manosee y no se, tienen un aspecto totalmente navideño. Un 10 para Suchard y sus bombones, os los recomiendo, de verdad.

Ahora iré recabando información de la gente, ire rellenando las encuestas que me manden de bopki y espero hacer un buen trabajo de información. Mientras tanto… uy se me ha caido un bombón dentro de la bocaaaa…..

Anuncios

Kaspa, mi perro filósofo

Este es Kaspa, el gran Kaspa. Un bulldog francés vaca. Llegó a mi vida el año 2005 y la verdad es que ya no la concibo sin él. A veces creo que no tengo perro, tengo que buscarle a ver si me lo he dejado en la escalera al entrar porque es el animal más silencioso que conozco. De cachorro creimos que era un perro mudo, pero un dia sonó el timbre de la puerta y salió un sonido parecido a “bouf” y desde aquel dia ladra, poco, pero ladra. Es filósofo, a veces puede pasarse horas sentado mirando una pared o asomado por los barrotes de la terraza sin moverse. Contempla la vida desde su mundo perruno con una traquilidad pasmosa… rozando con la catatonia!
Creo que Kaspa cree que es una persona, nos mira como una persona y quiere hacer cosas de persona. A veces me sorprendo a mi misma esperando a que hable y me conteste a lo que le pregunto. Me contesta con la mirada más expresiva que nunca vi en un perro.
Kaspa es único. No le gustan los perros, le gustan las personas. Le encanta acurrucarse entre cojines, meter el morro debajo del radiador en invierno, tomar el sol patas arriba y chuparme como si fuera un chupa-chups. Pero su pasatiempo favorito es dormir. Creo que duerme 23 horas al dia! se duerme sentado, se duerme de pie, se dueme con las patas apoyadas en el sofá, a veces hasta se le cae la cabeza como a los abuelos! Y sueña, como todos… ¿que soñara el gran Kaspa?

Hola mundo!

Buenas noches mundo!!

Es la primera vez que creo un blog, asi que soy novata total en esto. Se llama “En Madrid no se ven las estrellas” porque simplemente es asi. Por mucho que mires al cielo encontraras una ausencia casi total de estrellas. La luz de la ciudad se las traga, igual que se traga al individuo hasta convertirnos en pequeños cocoones encerrados en nuestras conchas, semiapagados o brillando solo hacia dentro.

Tienes que salir de la ciudad para ver las estrellas en todo su esplendor… y que maravilla poder tumbarte en medio de un campo, oyendo el silencio, con ese cielo inmenso sobre ti como una cúpula cuajada de pequeños soles y planetas que llenan tus ojos, que no abarca la vista. Creo que el ser humano es igual que las estrellas, cuando algo nos llena, cuando somos felices o cuando podemos salir de la rutina, el cansancio, el aburrimiento o simplemente el “estar ahi” podemos ser nosotros mismos y brillamos, o por lo menos lo intentamos timidamente.

Yo últimamente brillo poco, ni hacia dentro ni hacia fuera. No se muy bien por que.

Por eso comienzo este blog a ver si escribiendo día a día las cosas (aunque sean insignificantes), voy rascando la corteza que me recubre y consigo descubrir de que color es mi brillo.

Mientras tanto, aqui simplemente mi vida diaria: apenas nada hasta que consiga ver las estrellas.

Un beso, mundo

noviembre 2011
L M X J V S D
    Dic »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
A %d blogueros les gusta esto: